El Expolio

Expolio del Monasterio de Sijena
Expolio del Monasterio de Sijena

En el mes de agosto de 1936, tras ser quemado el monasterio por las milicias anarquistas llegadas de Cataluña al frente de Aragón en las primeras semanas de la contienda, Josep Gudiol. famoso marchante de arte y expoliador de muchas iglesias del Pirineo catalán, llegó con una orden de la Junta de Museos de Barcelona “para proteger las pinturas”. Él mismo decidió arrancarlas “para protegerlas” y se las llevó a su taller, de donde pasaron luego al Museo de Arte de Cataluña (actual MNAC), donde todavía se conservan hoy hasta que consigamos que sean devueltas.

Además de estas pinturas, a lo largo de varias décadas, funcionarios del MNAC y el mismo obispo de Lérida, han protagonizado diversas compras de forma fraudulenta, por lo que todavía quedan decenas de piezas en el Museo Diocesano de Lérida esperando la ejecución de las sentencias que le obligan a su devolución. He aquí algunas de esas piezas.

Sarcófagos de Sijena
Sarcófagos de Sijena expuestos en el Museo Diocesano de Lérida