Manifiesto de Roda de Isábena

Posted on Actualizado enn

2018-06-17-Sijena-Si-Roda-de-Isabena (10)
Entrega de la pancarta “Roda de Isábena ¡Sí!”

En esta mañana hemos llegado a este rincón del Pirineo un buen número de hombres, mujeres y niños desde distintos pueblos y ciudades de Aragón.

Roda de Isábena, antigua capital del condado de la Ribagorza, tiene una de las catedrales románicas más antiguas de España y de Europa. Fue consagrada por primera vez como sede episcopal en el año 957, un siglo antes que la de Jaca. Su importancia como sede episcopal la llevó a albergar un rico patrimonio artístico y documental.

Parte de ese patrimonio, junto con el de decenas de pueblos de la Ribagorza, La Litera y el Cinca, fue llevado al Museo Diocesano de Lérida cuando estas parroquias pertenecían a esa diócesis. Desde 1995, cuando Roma decidió reorganizar el territorio de la diócesis de Lérida para hacerlo coincidir con los límites territoriales entre comunidades autónomas siguiendo las directrices del Concilio Vaticano II, la Diócesis de Barbastro-Monzón lucha para que vuelvan a Aragón las piezas que están hoy en el Museo Diocesano y Comarcal de Lérida en calidad de depósito.

Durante diez años, la Diócesis de Barbastro-Monzón buscó la solución de este conflicto a través de los tribunales eclesiásticos que, uno tras otro, y así hasta en 26 ocasiones, fueron dando siempre la razón a la diócesis aragonesa. A pesar de ello, y agotadas todas las instancias judiciales vaticanas, el obispo de Lérida, Ramón Malla, siguió negándose a entregar los bienes. Para evitar esa devolución, fue tejiendo un enmarañado consorcio -el del “Museo Diocesano y Comarcal”- con la ayuda del Ayuntamiento de Lérida, el Consejo Comarcal del Segriá, la Diputación de Lérida y la Generalitat de Cataluña. Esta última, con el propósito de impedir el retorno de los bienes del Aragón Oriental,  llegó incluso a catalogar como catalanas obras aragonesas.

Forzado por esta larga, triste y desleal actitud, el actual obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, tuvo que iniciar el pasado 13 de febrero una reclamación por vía civil para forzar el cumplimiento de las sentencias eclesiásticas y que acabe de una vez por todas esta situación que escandaliza a miles de ciudadanos al ver que la propia Iglesia no es capaz de resolver sus problemas internos.

El obispo de Lérida, previamente, había prometido ante el Nuncio del Vaticano que colaboraría en esta devolución y reconoció el pasado 31 de octubre en sede judicial que no era propietario de esas piezas pero no podía devolverlas porque se lo impedía el consorcio del Museo. Sorprendentemente, volvió a desdecirse el 10 de mayo último afirmando que 88 de ellas sí le pertenecen, basándose en argumentos ya desestimados por las más altas instancias judiciales vaticanas. Ante este cambio de actitud nos sentimos profundamente indignados.

Por primera vez, unidos en la misma lucha por la dignidad y la justicia, venimos aquí desde muchos otros pueblos aragoneses, alguno de los cuales han visto su patrimonio expoliado también: Villanueva de Sijena, Berbegal, Peralta de Alcofea y El Tormillo.

Cuando el patrimonio cultural y artístico de nuestros pueblos desaparece, algo de la identidad histórica, la dignidad rural y la memoria de sus gentes se van también. Por eso queremos invocar los nombres de tantos pueblos aragoneses involucrados en esta larga historia: Abenozas, Algayón, Ardanué, Azanuy, Bafaluy,Ballobar, Benavente de Ribagorza, Binaced, Buira, Capella, Caserras, Castigaleu, Castillonroy, Centenera, Chalamera, Cirés, Egea, El Soler, Entenza, Erdao, Fraga, Gabarret, Güell, Isclés, La Puebla de Fantova, La Puebla del Mon, Laguarres, Lascuarre, Merli, Montanuy, Monzón, Morillo de Liena, Nachá, Portaspana, Pueyo de Santa Cruz, Roda de Isábena, Santaliestra, Sopeira, Tamarite de Litera, Tolva, Torrente de Cinca, Torruella, Treserra, Valcarca, Villacarli, Zaidín.

Nos conmueve profundamente nombrar a estos pueblos. Algunos de ellos ya no existen, castigados por el abandono del campo, la emigración y la despoblación. Apenas nos queda el eco de sus nombres en el viento. Pero los pequeños objetos y las obras de arte que sus iglesias atesoraron quieren seguir siendo testigos de la historia de aquellas comunidades y mantener entre nosotros su memoria.

Nos han convocado en esta mañana la Justicia y la Dignidad. Estamos aquí para recordar que tenemos que seguir construyendo el futuro para nuestra tierra, un futuro que pasa también por que sean devueltas las piezas de arte emigradas, expoliadas o robadas a lo largo de los siglos.

Sijena, Roda y el resto de monasterios, ermitas, iglesias, castillos o yacimientos expoliados son el símbolo de la desigualdad entre los débiles del medio rural y las grandes urbes que acumulan nuestras riquezas con la excusa de su conservación. Aquí nos queda el expolio, la soledad y la falta de recursos económicos para el desarrollo sostenible de un futuro para nuestros hijos. Recuperar Sijena, recuperar Roda, recuperar los bienes de las parroquias aragonesas, no es un mero acto simbólico, es un canto a la Vida y la Esperanza de cientos de pueblos al borde de la desaparición, sean estos aragoneses, castellanos, extremeños, andaluces o gallegos. No podemos olvidar el expolio que los museos de Barcelona y Lérida han llevado a cabo con sus propios pueblos catalanes. También con ellos nos solidarizamos.

Como aragoneses, nos sentimos hermanos de nuestros vecinos. Este no es un problema entre Aragón y Cataluña, como se ha querido hacer ver. Es simple y llanamente un problema de derechos. Reafirmamos el mismo mensaje que dimos en las manifestaciones de nuestra Plataforma en el Museo de Arte de Cataluña y en Lérida el pasado año: queremos una buena vecindad basada en el respeto y la consideración mutuos que nacen de la Justicia.

Pedimos al obispo de Lérida, Salvador Giménez Valls, lo que ya le sugerimos en la carta que llevamos a la puerta de su casa el año pasado: “Dé un paso al frente. Lo tiene usted fácil: obedezca a sus superiores, retire todas las piezas de Barbastro-Monzón del Museo de Lérida y devuélvalas. No son suyas. La Secretaría de Estado del Vaticano ya solicitó formalmente al Obispado de Lérida en 2009 que retirase estos bienes aragoneses del museo diocesano. Hágalo, aparte de estar vinculado a ello legalmente, también en nombre de la Justicia, la Fraternidad y la Paz, esos valores evangélicos y universales que en repetidas ocasiones prometió usted vivir y anunciar”.

Al obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, le decimos: no está solo. Cuente con nosotros para lo que necesite. Le apoyamos en su iniciativa y deseamos de corazón que tenga éxito pronto.

Pedimos a los jueces que actúen diligentemente para que las sentencias eclesiásticas y la sentencia de la Sala Capitular de Sijena se cumplan.

Al Gobierno y las Cortes de Aragón les pedimos una mayor implicación en estas causas. ¡Ni una pieza más nos puede ser arrebatada en ninguna subasta! Que la Diócesis de Barbastro-Monzón y nuestros ayuntamientos gocen de todo el respaldo moral, jurídico, mediático y económico que necesiten para la defensa de sus respectivas reivindicaciones, respetando su autonomía e identidad.

Con especial fuerza pedimos al Gobierno de Aragón que invierta en el Real Monasterio de Sijena, teniendo en cuenta las aportaciones de aquellas instituciones culturales de ámbito local que conocen bien el Monasterio y que hasta la fecha no han sido consultadas, para hacer que el año 2023, centenario de la declaración de Monumento Nacional, se haya convertido en un espacio digno de su gran valor religioso, cultural e histórico como Panteón Real de Aragón. En colaboración con las Hermanas de Belén, comunidad monástica actual de Sijena, queremos que, atendiendo al interés público, este Monasterio sea un oasis de cultura, arte y espiritualidad para el mundo entero. Nuestra Plataforma, junto con el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena y la Comarca de Los Monegros, organizará pronto la Jornada “Soñar Sijena 2023” para que todas las personas e instituciones que tengan ideas que aportar, puedan contribuir a este proyecto común.

Llamamos a todos los ciudadanos y ciudadanas de buena voluntad de Cataluña, Aragón, del resto de España y del mundo entero a firmar nuestras peticiones en la página web http://www.sijenasi.com.

En esta mañana, gritamos unánimes: Roda de Isábena, ¡sí! Sijena, ¡sí! Barbastro-Monzón, ¡sí! Berbegal, ¡sí!. El Tormillo, ¡sí!. Peralta de Alcofea, ¡sí! ¡Por justicia y dignidad!

2 comentarios sobre “Manifiesto de Roda de Isábena

    Roda de Isábena ¡Sí! « Sijena Sí escribió:
    21 junio, 2018 en 12:13 pm

    […] y el Presidente de Turismo de la Comarca de la Ribagorza, Manuel Lalueza. Tras ser leído el “Manifiesto de Roda de Isábena” por muchas personas hemos cantamos el himno “Sijena Sí“. Seguidamente unos […]

    Me gusta

    Reunión con el Obispo de Lérida « Sijena Sí escribió:
    7 julio, 2018 en 8:36 pm

    […] mañana, un grupo de veintidós personas de la Plataforma Sijena Sí ha hecho entrega del “Manifiesto de Roda de Isábena” al Obispado y al Museo de […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s